Las secuelas de un adiós

A los que leyeron el último post (que ya fue borrado) les parecerá súper extraño leer lo que hoy traigo. Pero así son las cosas de la vida; en un abrir y cerrar de ojos se puede destruir todo lo que habías construido con tanto esfuerzo y cariño. Hoy, sólo quedan bonitos recuerdos y mucho rencor. ¿El motivo? Un fantasma… El fantasma de la ex que da vueltas cuando se le da la gana y hace y deshace según su antojo. ¿Mi conclusión? Me cansé de todo esto. Estoy para que me quieran bien, bonito y apasionado; no para andar batallando con monstruos y recuerdos pasados.

 

No, nunca lo vi venir. Debo admitir que, tal como expresé en mi último artículo, estaba (estoy, para ser honesta) enamorada aún. Pero esas cosas pasan. Nadie muere de desamor. Uno llora lo que tiene que llorar, sufre, vive su luto y luego pasa la página y empieza a vivir de nuevo. Me encantaría decir que ya estoy en esa última fase pero no. Estoy en la etapa del luto pero es un luto agotado, que sólo espera que todo esto pase pronto. 11

 

¿Hice algo mal? A decir verdad… NADA… Y no lo digo yo (porque siempre es sencillo echarse flores), lo admite él. “Te pagué amor con idiotez”, dice. Y sí, así es, pero el hecho de que lo reconozca (al menos eso hizo) no me quita el mal momento, la angustia que sentí mensaje tras mensaje, el insomnio de noche, ni el constante nudo en la garganta. Al menos sé que yo hice bien y que el karma no me dará en la cara… No a mí. A los otros dos (o tres) involucrados sí… y MUY fuerte. Soy fiel creyente de que todo lo que das se te regresa. Yo di mucho amor y eventualmente será regresado (en otro momento y por otra persona, claro está) y él… él se equivocó y me regaló varias lágrimas y ya le llegarán a tocarle la puerta… de eso no hay duda.

 

No voy a contar detalles de la historia “del final” porque sería morboso y bastante doloroso recordarlo. Sólo puedo aconsejar algo: Nunca, nunca nunca se metan con alguien si no están seguros(as) de que superó a todos y cada uno de sus ex´s (por más antiguos que sean). Ah, otro consejo: que no haya habido besos o sexo, quiere decir que no ha habido infidelidad. Pero que te oculten algo o mientan sobre determinados eventos, es desleal y pesa lo mismo.

 

12¿Las secuelas de esta ruptura? Un auto rayado, un corazón roto, una Tablet nueva en el piso, una rosa de mi color favorito en la basura, un monedero Renzo Costa nuevo en venta, varias lágrimas, ojos hinchados, un “no te vayas para siempre”, otro “cuando uno no sabe qué hacer es mejor no hacer nada”, muchos “me apena todo esto” que no llevan a la acción, miles de “lo siento”, un sueño de una casita en San Bartolo deshecho, un perro llamado “Duque” al que no voy a volver a ver y ya extraño y una bruja con brackets muriendo de la risa tras la pantalla de su computadora.

 

Pero a mal tiempo, buena cara! Así que sonrisa en la cara, me seco las lágrimas y para adelante, como siempre.

Anuncios

Autor:

NO SOY UNA PERSONA CONVENCIONAL. No, no soy predecible, no podrás sacar una tendencia de mi comportamiento y menos de mi estado de ánimo. En ocasiones, creo que soy una anciana encerrada en el cuerpo de un adulto joven; otras, a la inversa.

Un comentario sobre “Las secuelas de un adiós

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s